Las obras que componen esta galería pertenecen a la serie “Fachas de carnaval”, compendio de imágenes que representan el singular comportamiento de los cuerpos en el carnaval. En tanto acontecimiento que ignora distinciones entre actores y espectadores, el carnaval posee un carácter universal: es un estado peculiar del mundo, su renacimiento y renovación está en cada individuo que participa. Este momento de huida provisional de los moldes de la vida ordinaria se basa en el principio de la risa. Con esta premisa del caos momentáneo, el carnaval se presenta como un espejo efímero y burlesco que segrega guirnaldas de reflejo y existencia. Los cuerpos se abren al mundo exterior o se dejan penetrar por él a través de orificios, protuberancias, carnosidades, ramificaciones y excrecencias, amparados en una desintegración pasajera. Aunque sucumben al arrojo desorbitado, jamás dejan de ser conscientes de que, finalmente, la carne es el límite de los gestos.

Cerrar menú