Esta serie se manifiesta como representación de las posibles soluciones de continuidad de los ciclos de transformación y renacimiento simbolizados en el autocanibalismo de los uróboros. El desconcierto, las fallas, los desencuentros, las heridas, la falta de simetría, lo perdido, la complejidad del sufrimiento, el tedio y la soledad, destruyen los ideales de vida eterna. Los uróboros cometen, en estas visiones, el error o el acierto de fagocitarse a medias, en desorden, sin puntería y sin convicción. La conciencia, intacta, los excluye para siempre de la inmortalidad.

Cerrar menú